Tipos de celulitis, cómo eliminarla y más

por | Abr 19, 2022

Ideas Principales

  • La celulitis es un problema estético frecuente, que afecta a gran parte de la población femenina incluso sin la presencia de factores de riesgo
  • Los tipos de celulitis se clasifican de acuerdo a su consistencia y gravedad en 3 tipos
  • La celulitis tiene múltiples factores de riesgo, algunos pueden modificarse y otros no pueden sufrir cambios fácilmente.
  • Algunos de los métodos más efectivos para eliminar la celulitis son el tratamiento tópico y la mesoterapia.

La celulitis es una condición de la piel en la cual existe una acumulación de grasa y líquidos en las capas más profundas de la misma, lo que modifica su apariencia externa, dándole un aspecto similar a la superficie de las naranjas y generando gran incomodidad en quien la padece.

Existen varios tipos de celulitis, cada una con características propias que permiten distinguirlas entre sí, por ejemplo: difieren en su  localización, signos y en los cuidados que requieren.

La celulitis puede afectar tanto a hombres como a mujeres, y si bien es más común en estas últimas, son muchos los factores de riesgo que pueden facilitar la aparición de esta condición en cualquier persona.

Los tratamientos a seguir para eliminar la celulitis incluyen la aplicación cutánea y transcutánea, de sustancias capaces de eliminar la grasa y favorecer la salud de la piel, evitándose con ello la acumulación de grasas y la retención de líquidos, que favorecen la aparición de la celulitis.

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es una condición del tejido celular subcutáneo que implica la formación de depósitos de grasa, la alteración de la microcirculación del tejido conjuntivo y las modificaciones morfológicas de la piel, lo que causa las características zonas de “Piel de naranja”, pero no siempre se presenta de igual manera, .pues existen distintos tipos de celulitis. 

Debido a este cambio en la apariencia de la piel, la celulitis se ha vuelto una de las principales preocupaciones a nivel estético, sobre todo entre la población femenina.

Esto se debe a que las áreas más comunes de aparición de la celulitis son los glúteos, los muslos y las caderas, precisamente las zonas en las que se distribuye la grasa en las mujeres, lo que las hace un blanco fácil para esta condición.

Esto no quiere decir que los hombres estén exentos de la celulitis, pues si bien es menos común, también puede afectar el área abdominal o glútea de la población masculina, causando en ocasiones grandes inseguridades.

Pues el efecto de la celulitis sobre la autoconfianza es bastante importante, ya que hace que los individuos se sientan menos seguros con respecto a su apariencia, y les impide vivir de forma plena al disminuir su autoestima, distorsionar su autoimagen y hasta podría limitar su vida sexual.

Sin embargo, es importante considerar que la celulitis es mucho más que un simple problema estético, pues esta condición puede afectar al cuerpo de distintas maneras, como ya se mencionó existen varios tipos de celulitis que requieren una atención y tratamientos específicos.

Principales tipos de celulitis y sus características

La clasificación de la celulitis obedece a varios criterios, entre los cuales se incluyen la zona en la que se ubica, el aspecto de la piel afectada y la severidad del caso. De acuerdo a esto, se distinguen tres tipos:

Celulitis flácida o blanda

La celulitis flácida es bastante frecuente, pues se asocia a musculaturas atróficas en las que el tejido conjuntivo se torna denso y gelatinoso.

Esta celulitis se caracteriza por aparecer sobre todo en individuos sedentarios o poco activos físicamente, y en aquellos que han sufrido importantes cambios en el peso de forma brusca.

Se observa principalmente en el abdomen, espalda, brazos, glúteos y en las caras anterior y posterior de los muslos, donde la piel adquiere la típica apariencia similar a la superficie de una naranja, se mueve al andar y no produce dolor alguno, por lo que su presencia no constituye una amenaza para la salud.

Celulitis acuosa o edematosa

Entre los principales tipos de celulitis, la celulitis edematosa es la menos frecuente, y se debe a que es una consecuencia directa de la retención de líquidos, producto de insuficiencia venosa y linfática en miembros inferiores, que se manifestará con várices, edema, pesadez y dolor.

Esta celulitis se encuentra sobre todo en la parte inferior de las piernas y tiene una consistencia pastosa y nudosa que es dolorosa al tacto y en ocasiones puede llegar a ser incapacitante y requerir tratamiento médico.

Celulitis compacta o dura

Es un tipo de celulitis que afecta principalmente a deportistas, tiene una consistencia dura y firme, de aspecto granuloso bastante visible se localiza en la cara externa de los glúteos y en la cara interna de las rodillas. Puede llegar a ser dolorosa al ejercer presión sobre nervios y vasos sanguíneos y de no ser tratada, podría volverse permanente.

Principales causas de la celulitis

La aparición de la celulitis no depende de una causa única, pues son muchos los factores que facilitan la aparición de la piel de naranja, estos a su vez pueden distinguirse en dos grandes grupos: aquellos que pueden modificarse fácilmente y aquellos que no pueden ser fácilmente cambiados por ser innatos de la persona.

Factores no modificables

  • Genéticos: Aunque no lo parezca, la propensión a la celulitis es un riesgo hereditario, siendo común que hijos de personas con celulitis también la padezcan, incluso si no sufren de sobrepeso y tienen una vida activa.
  • Metabólicos: Estos factores de riesgo incluyen la diabetes y la obesidad, enfermedades que  afectan al drenaje linfático y la circulación facilitando así, la aparición de la celulitis.
  • Hormonales: La presencia de hormonas femeninas como el estrógeno y la progesterona estimulan la acumulación de grasas y la retención de líquidos, es por ello que las mujeres se ven más afectadas por la celulitis, sobre todo durante la adolescencia, el embarazo y la menopausia.

Factores modificables

  • Sociales: Es decir, el estilo de vida sedentario y la falta de actividad física son unos de los mayores predisponentes para celulitis, pues afectan la circulación y facilitan la acumulación de sustancias bajo la piel, constituyendo las principales causas de los diversos tipos de celulitis.
  • Dietéticos: Por supuesto, la alimentación también juega un papel fundamental, y es que los malos hábitos alimenticios producen una dieta pobre y desequilibrada, que implica una mala eliminación de sustancias de desecho del cuerpo, e influye en el desarrollo de celulitis.
  • Psicológicos: Ciertas situaciones como el estrés, la ansiedad, o la depresión pueden también tener efectos, en la acumulación de sustancias, favoreciendo la aparición de la celulitis.

¿Cómo se puede tratar la celulitis de forma efectiva? 

Existen numerosas formas de hacer frente a los diferentes tipos de celulitis, todo dependerá de las características de la persona y de que tan grave es la condición. Sin embargo, existen prácticas generales que pueden ayudar a mejorar la apariencia de la piel y el estado de salud de los afectados, y entre ellas destacan:

  • Tratamientos tópicos: Son preparados anticelulíticos formados por sustancias activas que estimulan la microcirculación y actúan sobre el tejido adiposo, deben aplicarse con suaves masajes sobre la zona afectada, hasta su absorción completa.
  • Mesoterapia: Posiblemente el método más rápido y efectivo es la mesoterapia, un procedimiento que al igual al anterior, utiliza sustancias que eliminan la grasa de forma localizada por medio de microinyecciones en la región afectada, lo que permite eliminar la celulitis efectivamente y moldear la figura en corto tiempo.
  • Iontoforesis: Es un tratamiento que introduce iones de sustancias benéficas al interior de la piel a través de una corriente de baja intensidad generada a partir de un parche que se coloca sobre la piel, se la considera una variante de la mesoterapia.
  • Drenaje linfático: Favorece la circulación linfática y así evita la formación de edemas, disminuyendo el tamaño del área afectada por la celulitis.
  • Electrolipoforesis: Este tratamiento utiliza agujas conectadas a un generador de baja frecuencia para crear un campo electromagnético que estimula una circulación adecuada y favorece el drenaje linfático.

Por supuesto, estos tratamientos estéticos deben ser acompañados de un estilo de vida activo y saludable, una buena alimentación y una adecuada hidratación, lo que permite que  se puede evitar fácilmente, la reaparición de la celulitis.

Referencias:

  • Bernabéu A. Celulitis. Offarm. 2007; 26 (4); 70-76 Disponible en: Elsevier.
  • Benaiges A. Concepto, clasificación y tratamiento de la celulitis. Offarm. 2003, 22 (5); 78-88 Disponible en: Elsevier
  • García-Navarro X, Corella F, Barco D, Vilarrasa E, López A, Puig L.  Celulitis. Clínica y tratamiento.Farmacia Profesional. 2008; 22 (3); 52-55 Disponible en: Elsevier