Lo que debes saber

La inyección intradérmica de dióxido de carbono es una técnica terapéutica conocida como carboxiterapia. Se fundamenta en la creación de una falsa falta de oxígeno que estimula el aumento de la vascularización y de la disposición del colágeno.

Su uso va dirigido a tonificar la piel, dándole un aspecto más juvenil, siendo útil para eliminar arrugas, celulitis, estrías, cicatrices, acúmulos de grasa, moldear irregularidades, etc.

Es una técnica segura y sencilla aplicable en rostro, abdomen, brazos, piernas y glúteos.  Tanto médicos y pacientes han manifestado excelentes opiniones sobre esta técnica.

¿Qué es la carboxiterapia?

La carboxiterapia no es más que un procedimiento con fines terapéuticos que consiste en introducir dióxido de carbono en el área a tratar. El fundamento de esta técnica es proporcionar una falsa hipoxia en el tejido para que este reacciones y promueva la generación de factores de crecimiento que favorezcan una mejor microcirculación por aumento del número de vasos sanguíneos.

Esta técnica fue creada en Francia en el año 1932 pero fue a partir de 1990 que se le conoce con este nombre. No solo ha sido útil para la estética y el embellecimiento facial, sino también en otras áreas de la medicina, tales como: dermatología, urología y cardiología.

¿Qué es la carboxiterapia facial?

Consiste en la inyección a nivel subcutáneo del área facial con dióxido de carbono. En muchos casos esta técnica se recomienda antes de llevar a cabo una ritidoplastia, tratamiento quirúrgico que sirve para eliminar las arrugas de la piel a través del estiramiento de colgajos cutáneos y parte de la musculatura involucrada.

Los estudios han demostrado que la realización de este procedimiento mejora eficazmente la textura, el brillo y el grado de humedad de la piel, especialmente en aquellas áreas donde las arrugas suelen ser más prominentes y frecuentes, como las presentes a nivel de la frente, alrededor de los ojos y en los perímetros que rodean la boca.

Todo ello gracias a una mejor oxigenación del tejido que a su vez influye en que los patrones de disposición del colágeno aumenten.

También esta técnica tiene excelentes resultados para reducir la flacidez a nivel de la papada, y eliminar el acumulo de grasa sobre el área de las mejillas o cachetes, es decir, ofrece un moldeado de la figura oval del rostro.

¿Dónde se puede aplicar la carboxiterapia?

Aparte del rostro, la carboxiterapia también se puede aplicar sobre la piel del abdomen, glúteos, piernas y brazos.

Realmente la carboxiterapia es muy útil para tonificar la piel, para restablecer la uniformidad de la piel después de una liposucción, para reducir los puntos de grasa, mejorar o eliminar cicatrices post quirúrgicas u ocasionadas por el acné, entre otros.

La carboxiterapia también se ha usado para eliminar las odiadas “ojeras”, también el peor enemigo de las mujeres, “la celulitis” y las temibles “estrías”.

¿Cómo se realiza la carboxiterapia?

Se inyecta el dióxido de carbono con una aguja tamaño ½ pulgada y de calibre 30. No hay que mentir, se sentirá algo de dolor en cada aplicación. El tratamiento se divide en varias sesiones, lo habitual es que se programen  1 o 2 citas a la semana, así hasta alcanzar los resultados deseados. La mayoría de las veces es suficiente entre 5 a 10 sesiones, sin embargo dependiendo del paciente se podría prolongar.

La cantidad de dióxido de carbono a inyectar oscila entre 1 a 2 litros en cada sesión. Se recomienda que la aplicación se haga de forma rápida, ya que si se hace lentamente es mucho más molesto para el paciente, por supuesto se debe hacer una buena distribución del producto sobre el área a tratar.

En ocasiones se pueden realizar ciertos masajes en el sitio de inoculación. Si se quiere mayor durabilidad de los resultados obtenidos se debe repetir el tratamiento 6 meses después.

¿Opiniones sobre la carboxiterapia?

Sobre la carboxiterapia se tienen las siguientes opiniones: por un lado los médicos lo describen como una técnica segura y sencilla de ejecutar. Mientras que, cada día hay más pacientes dispuestos a someterse a esta terapia, considerándola como una gran alternativa para mejorar su aspecto físico.

Si quieres saber más sobre la carboxiterapia, consulta con tu médico de confianza.

Referencias

1.    Dorado C, Cárdenas L, González H, Guerrero M, Sander M. Rol de la carboxiterapia en la mejora de la calidad de piel antes de la ritidoplastia. Cir. plást. iberolatinoam.  2020;  46 (1): 99-106. Disponible en: scielo.

2.    Arellano A. Carboxiterapia. Dermatología cosmética, médica y quirúrgica. 2006, 4 (4):288. Disponible en: mediagraphic

3.    Nicolás A. Carboxiterapia, un tratamiento no invasivo para acabar con la celulitis. Mujerhoy. 2017. Disponible en: Old.seme.org