Seguramente has escuchado hablar del plasma rico en factores de crecimiento, pero te preguntas ¿qué es y para qué sirve? En este artículo despejarás todas estas dudas y te sorprenderás de todos los usos que  tiene. 

La aplicación de plasma rico en factores de crecimiento es una técnica vanguardista de regeneración de tejidos que cada vez cobra mayor fuerza en el campo de la salud, ya que día a día se suman nuevas áreas de la medicina en el que puede ser  aplicado. 

Inicialmente el plasma rico en factores de crecimiento  estuvo dirigido a tratar heridas o cicatrices derivadas de procedimientos quirúrgicos y lesiones crónicas en la piel, con el fin de regenerar el tejido de una forma más rápida.  

Sin embargo, hoy día el plasma rico en factores de crecimiento juega un papel fundamental en tratamientos odontológicos, traumatológicos, oftalmológicos, obstétricos,  estéticos, entre otros.

¿Qué es el plasma rico en factores de crecimiento?

Es un concentrado plaquetario que se obtiene a partir del centrifugado de la propia sangre del paciente (hemoderivado) que va a ser tratado con esta metodología. Esto es una gran ventaja, ya que al ser obtenido del propio paciente no hay posibilidad de rechazo o de reacciones alérgicas. 

Las plaquetas son células esenciales en los procesos de regeneración y remodelación de tejidos, en la inflamación, en la coagulación de la sangre, en la inmunomodulación celular, entre otras funciones.

Estas células son contenedoras de sustancias químicas que actúan como factores de crecimiento de distintos linajes de células, así como de sustancias que atraen células (quimiotaxis), y estimulan la activación de otras células (citoquinas).

Cada factor tiene una función biológica específica, y se puede decir que el plasma es un concentrado de todas estas sustancias, de allí su nombre rico en factores de crecimiento. 

Para que un plasma se considere rico en factores de crecimiento debe tener un contaje de plaquetas de aproximadamente 1,000,000/mm3, con un rango permisivo entre  750,000-1,500,000/ mm3

¿Qué contiene el plasma rico en factores de crecimiento?

Son muchos los factores de crecimiento que pueden estar presentes en el plasma, pero los más importantes y que se han estudiado mejor se encuentran: 

  • Factor de crecimiento de origen plaquetario
  • Factor de crecimiento de transformación-beta
  • Factor de crecimiento fibroblástico
  • Factor de crecimiento insulínico tipo 1
  • Factor de crecimiento endotelial vascular
  • Factor de crecimiento ectodérmico
  • Factor neurotrófico derivado del cerebro
  • Factor de crecimiento de hepatocitos

Cada factor de crecimiento cumple funciones específicas, por ello, hay que tomar en cuenta que no todos los plasmas ricos en factores de crecimiento son iguales, pues eso dependerá del tipo de lesión en la que se vaya a  aplicar.

En este sentido, el laboratorio utilizará procedimientos diferentes en pro de concentrar aquellos factores que son más necesarios según el tipo de lesión,  es decir, es posible generar un plasma rico en factores de crecimiento a la carta.

¿En qué consiste el tratamiento con plasma rico en factores de crecimiento?

Es un procedimiento completamente ambulatorio. No es necesario sedar al paciente. Consiste en infiltrar el plasma rico en factores de crecimiento en la lesión. 

Aunque el procedimiento  es sencillo debe ser realizado por especialistas, porque es importante cuidar en todo momento las medidas de asepsia. 

Si bien no hay probabilidad de transmisión de enfermedades porque el plasma proviene de la misma sangre del paciente, el procedimiento de extracción del plasma e infiltración son pasos vulnerables de contaminación. De allí la importancia que sea un profesional quien manipule el plasma desde su extracción hasta su utilización. Las sesiones pueden ser varias pero no más de 4 en el año. 

¿En qué casos está indicado?

Su aplicación hoy día es muy amplia, pero los usos más frecuentes por área médica son: 

  • Odontología, ejemplo, problemas periodontales, cirugía maxilofacial.
  • Cirugías, tales como: colocación de injertos humanos de piel o hueso, mamoplastias (aumento de senos o mamas), blefaroplastias (remodelación de párpados).
  • Traumatología, ejemplo patologías del menisco, fracturas de huesos, cirugía artroscópica, implantación de prótesis, tratamiento de la epicondilitis, fascitis plantar, osteoartritis de rodilla, entre otros. 
  • Medicina deportiva, ejemplo tendinopatías del codo, tendinopatía aquílea crónica, tendinopatía rotuliana, reconstrucción del labrum de la cadera. 
  • Neurocirugía, ejemplo la regeneración de nervios periféricos.
  • Dermatología, ejemplo en úlceras crónicas de piel y tejidos blandos.
  • Medicina estética, ejemplo en rejuvenecimiento cutáneo, ritidectomías (estiramiento facial), mesoterapia, lipoescultura.
  • Medicina vascular: para el tratamiento de úlceras venosas. 
  • Obstetricia, ejemplo en ruptura prematura de membranas fetales.
  • Oftalmología, ejemplo en úlceras corneales, queratoconjuntivitis seca del síndrome de Sjögren, quemaduras oculares.
  • Tricología, caída del cabello (alopecia areata). 

Beneficios de usar esta metodología 

  • No hay rechazo, ya que proviene del propio paciente.
  • Se obtienen excelentes resultados.
  • Es de fácil aplicación.
  • No es una técnica invasiva.
  •  Requiere pocas sesiones de aplicación al año.

Referencias

  • Rodríguez J, Palomar M, y Torres J. Plasma rico en plaquetas: fundamentos biológicos y aplicaciones en cirugía maxilofacial y estética facial, Rev. Esp cir oral maxilofac. 2012; 34 (1): 8-17. Disponible en: Elsevier. 
  • Jesús Alcaraz-R, Oliver-Iguacel A, Sánchez-López J. Plasma rico en factores de crecimiento plaquetario. Una nueva puerta a la Medicina regenerativa. Rev Hematol Mex 2015; 16:128-142. Disponible en: Mediagraphic.
  • Castro-Piedra Silvia E., Arias-Varela Karla A. Actualización en plasma rico en plaquetas. Acta méd. Costarric, 2019;  61 (4): 142-151. Available from: scielo.