Ahora es el momento para quitarte esas molestas varices aqui te describimos los diferentes tipos y cuan son los tratamientos que podemos realizar

Las varices también conocidas como insuficiencia venosa crónica, son dilataciones de las venas donde se acumula sangre debido a que se encuentra afectada la función de retorno de la sangre de las piernas al corazón. Existe una alteración de las válvulas venosas, su cierre no es completo y la sangre comienza a acumularse.
Las piernas son las más afectadas en la aparición de varices, pero también puede aparecer en esófago, ano (hemorroides) y en testículos (varicocele). Las mujeres se ven más afectadas, y hay mayor riesgo de padecer varices con la edad.

Existen dos tipos según la clasificación CEAP de las varices:

Varices superficiales: son las más frecuentes conocidas como telangiectasias o arañas vasculares, son varices de pequeño tamaño y muy visibles, normalmente no traen más problema que el estético.
Varices tronculares: son venas dilatadas que pueden ser visibles o no. Son las que mayor problema provocan.
Causas de las varices

Existen 3 principales causas que afectan a la aparición de varices y que son:
Válvulas congénitamente defectuosas, se trata de varices primarias, las válvulas realizan la función de retornar la sangre al corazón, si está afectada esta función la sangre se acumula en las piernas.
Tromboflebitis, en este caso el efecto es producido por trombos o coágulos que dificultan la circulación.
Embarazo, tienden a desaparecer entre 2-3 semanas después del parto.

Existen otros factores que pueden influir en la aparición de varices:
Obesidad
Antecedentes de coágulos
Permanecer largos periodos de pie o sentados
Antecedentes familiares • Sedentarismo • Anticonceptivos
Edad avanzada
Estreñimiento
Síntomas de las varices

Los síntomas van a variar en el estadio en el que se encuentre el paciente:
Pesadez, dolor y calambres en las piernas
Aparición de varices con venas visibles
Hinchazón y edema
Engrosamiento y endurecimiento de la piel de las piernas
Llagas en casos más graves Diagnóstico
Para el diagnóstico es importante una exploración del paciente de pie por un especialista, pero para confirmación se pueden hacer otras pruebas como el Eco-Doppler que es la prueba más importante, flebografía, resonancia magnética, TAC, etc.

Escleroterapia:
El tratamiento con microespuma consiste en inyectar en la vena enferma una sustancia (polidocanol) en forma farmacéutica de microespuma, que desplaza a la sangre y permite tratar selectivamente la pared interna de la vena varicosa, transformándola en pocos meses en un cordón cicatricial por el que no circula la sangre.
Con muy baja concentración de polidocanol se consiguen resultados eficaces incluso en grandes varices.
Permite eliminar cualquier vena varicosa, independientemente de su tamaño, localización o morfología, incluyendo las de gran calibre.

Cirugía para las varices
También es posible recurrir a la cirugía como método de tratamiento. En este caso el cirujano está actuando sobre la enfermedad ya establecida, donde las varices le están causando un problema al paciente. Puede ser mediante stipping donde se produce la eliminación de las venas afectadas mediante extirpación; la microcirugía donde solo se eliminan los trayectos afectados; otra forma es la escleroterapia donde por diferentes sustancias se produce el cierre de la vena; y también la radiofrecuencia. Cuando se realiza la cirugía el fisioterapeuta realiza un papel importante para reanudar la marcha y favorecer el retorno venoso.

INFORMATE SIN COMPROMISO!!